Alejandra
December 8, 2017

Miguel Ángel.

El padre de Miguel Ángel -de 15 años de edad-solicitó el apoyo de Fundación DIM ya que veía un cambio en su hijo pues el joven “no realizaba las cosas que le pedían”, “era respondón”, “rebelde”, “agresivo” y  verlo así lo tenía sumamente preocupado, con angustia y sentía no tener autoridad sobre el menor,  además temía que lo fueran a correr de la escuela, pues empezó a tener un bajo rendimiento escolar, a tener aislamiento, desgano; por si fuera poco  muy seguido lo detenía la policía por conductas agresivas.

Se le atendió de manera inmediata para iniciar su proceso y poder ofrecerle la ayuda necesaria. El inicio terapéutico no fue fácil ya que Miguel Ángel inicio su terapia con un estado de ánimo muy afectado con profunda  tristeza y desgano, por lo que salir de la depresión fue un proceso muy duro al principio decía no saber por qué, pero conforme pazo el tiempo en terapia aceptó que estaba consumiendo sustancias, con esta referencia brindó más herramientas a su terapeuta para poder ayudarlo.

Cuando Miguel acepto el consumo de sustancias nocivas él y su padre se dieron cuenta que todos los problemas que el joven tenía eran a raíz del consumo. Hacia el final de su proceso que duró 15 sesiones, mismas a las que asistió siempre,  empezó a tener cambios muy notables tanto en el ámbito personal pues se sentía más motivado y alegre, logró la permanencia en  la escuela pues; motivado por su terapeuta  realizó, el mismo hizo una propuesta a sus directivos, negoció con ellos a través de un convenio, el cual cumplió estrictamente. Terminaron también las detenciones pues su nivel de agresividad disminuyó por lo que la convivencia con su entorno mejoró radicalmente.

Miguel Ángel ha sido un paciente como pocos, que pese a su estado de ánimo tan lamentable, el consumo y los problemas en lo que se metía constantemente, realmente quería un cambio y fue un joven muy comprometido con su proceso en todo momento, algo que nos llena de tranquilidad como profesionales y a nivel institución es que cuando él se encuentra en algún momento crítico, que le genera cierto nivel de estrés o simplemente siente necesitarlo, se comunica directamente con nosotros solicitando una cita de contención, ya no ve el consumo como una opción en su vida para “salir” de los problemas, incluso algunos de sus amigos han llegado a la fundación con la referencia : me mandó Miguel Ángel.

 

Comments are closed.